Salvación que necesitamos saber:

En la primera carta que San Pablo escribió los corintios exponen seis cosas que debemos tener en cuenta para decidir qué queremos hacer. 1 Corintios 15: 1-28

La gente tiene la posibilidad de conocer a Dios.
Dios existe y quiere que todo el mundo sea salvo. Quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. 1 Tim 2: 4 Él no hace distinción de personas. Hechos 10: 34.35 Nosotros no tenemos un Dios distante y cruel, creemos que Dios existe y que recompensa aquellos que lo buscan. Hebreos 11: 6

Dios envió a su hijo Jesucristo, nacido de una mujer virgen que ha muerto por nosotros. Jesucristo no tenía pecado, pero a muerte para hacerse sus nuestros pecados. Dios, por medio de su hijo Jesucristo nos ha perdonado nuestros pecados.

Nosotros escogemos libremente creer en Dios; y en consecuencia, admitimos nuestros pecados, creemos que Jesús murió por nosotros y le pedimos a Dios que nos ayude a hacer las cosas bien. Recibimos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, y prometemos seguirlo siempre, sean cuales sean las dificultades.

Jesús está vivo

La Biblia nos narra como después de su resurrección Jesucristo se apareció a un gran número de personas. Por lo tanto, hay hechos reales para afirmar que Él está vivo. 1 Corintios 15: 5-8.

Hay gracia para todas las personas

La gracia es el favor que Dios nos da sin que hayamos hecho nada para merecerlo. No se compra ni se gana, sólo se recibe con acción de gracias. Así, de esta manera nosotros somos salvados por la gracia de Jesucristo ya que Él murió por nosotros cuando éramos pecadores. Romanos 8:11

La muerte no es el final

Dios nos deja escoger. Después de la muerte los que hayan creído en Él, resucitarán con cuerpos nuevos y estarán a la presencia del Señor en un lugar donde no habrá ni enfermedades ni dolores, en una tierra nueva bajo el sol; en cambio, por los que se habrán negado a creer sólo pueden esperar un lago de fuego y un sufrimiento eterno lejos de la presencia del Señor.

Jesús volverá pronto

Jesús volverá a buscar aquellos que creen en Él en el momento que menos lo esperamos. Cuando vendrá, retribuirá a cada uno según sus obras.

Hay un último día

Hoy es el día de recibir la salvación del Señor, y ahora siempre es el tiempo mejor porque puede que mañana ya sea tarde. Por este motivo, nosotros que hemos tenido el privilegio de conocer las Buenas Noticias de la verdad de Dios, debemos esforzarnos a comunicar a la gente estas buenas nuevas para que puedan ser salvados por la gracia de Jesucristo.

[/column]